Tiempo de lectura: 3' 40'' No. de palabras: 601

Los países del euro podrían tener que firmar "contratos individuales" a nivel europeo sobre las reformas que se comprometan a acometer, pero a cambio podrían recibir "incentivos financieros" si cumplen sus deberes.

Así se establece en el borrador de un documento que se estudiará en la próxima cumbre europea y al que Efe tuvo hoy acceso.

"El buen funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria (UEM) requiere una coordinación, una convergencia y un cumplimiento más fuertes en las áreas de la política económica", dice el texto dirigido por la Secretaría General del Consejo de la UE a los embajadores como parte de los preparativos de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrara los días 18 y 19 de octubre.

El documento agrega que "en este contexto, la idea de que los Estados miembros de la eurozona suscriban un contrato individual a nivel europeo sobre las reformas que se comprometan a acometer y sobre su implementación debe ser explorada".

Asimismo apunta a que en una UEM "renovada", con un marco de política económica más vinculante, "se debería explorar la posibilidad de apoyar los esfuerzos de reforma con incentivos financieros limitados, temporales, flexibles y enfocados".

Otra de las propuestas incluidas en el borrador se refiere a la idea ya mencionada con anterioridad por los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión Europea, Herman Van Rompuy y José Manuel Durao Barroso, respectivamente, de crear un presupuesto propio para la eurozona.

Así, los líderes de la eurozona estudiarán si se comprometen a avanzar hacia un "marco financiero completamente integrado" para los 17 países miembros que tienen la moneda única.

Fuentes comunitarias dijeron hoy que "la CE presentará su propuesta a ese respecto entre octubre y noviembre", pero declinaron ofrecer más detalles sobre la que será su proposición.
Según el texto que el Consejo ha puesto sobre la mesa, para que la eurozona pueda dar este paso, se necesitaría que antes la CE haga una propuesta sobre la creación de una autoridad única de resolución que se establecería junto al supervisor bancario único.

"Más allá de los pasos actuales para reforzar la gobernanza económica y evolucionar hacia un marco presupuestario integrado, la eurozona necesita garantizar unas políticas presupuestarias sólidas a nivel nacional y europeo que contribuyan a un crecimiento sostenible y garanticen la estabilidad macroeconómica", apunta el documento.
También señala que los países que comparten el euro deberían de sopesar la creación de mecanismos que prevengan "evoluciones presupuestarias insostenibles" e instrumentos para la solidaridad fiscal, por ejemplo desarrollando una capacidad fiscal apropiada.

La CE, según subrayó hoy el portavoz comunitario Olivier Bailly, respalda la idea de dotar a la zona del euro de un presupuesto propio, al tiempo que recalcó que, por el momento, solo se está llevando a cabo una "primera discusión" sobre la propuesta.

Precisó que todavía no se han abordado cuestiones como el volumen presupuestario que podría manejar la eurozona y cómo se redistribuirían estos fondos.

"Por el momento, es solo un concepto. Hay que detallarlo a través de las discusiones bilaterales con los Estados miembros", señaló.
Bailly señaló que para dotar de capacidad fiscal a la zona del euro, "hace falta prever un mecanismo presupuestario adicional específico".

Otras fuentes comunitarias destacaron que la propuesta puede contar con posiciones adversas de países euroescépticos como ocurre con Reino Unido o Polonia.

Califique
2
( votos)